¡Que se quema la mano! Pues ponle ketchup

Cosas así te hacen dudar sobre tu propia cordura